×
Skip to main content

¿Cómo Dos Desconocidos Empresarios de Música Latina Pudieron Ganar $23 Millones en YouTube? El IRS Dice Se Lo Robaron

La historia de la audaz pero sorprendentemente simple estratagema que quitó regalías a artistas como Daddy Yankee, Anuel AA, Julio Iglesias y más.

Era difícil no prestar atención a José “Chenel” Medina Terán mientras conducía un Lamborghini Aventador color verde limón en los alrededores de West Phoenix. Con sus portezuelas estilo mariposa y su interior de cuero, el chillón auto deportivo, que cuesta, nuevo, muy por encima de $390,000, podía a menudo verse estacionado en clubes nocturnos, restaurantes e incluso en Wal-Mart. Para los lugareños, servía casi como un dispositivo para seguir la ubicación de Terán y era un llamativo recordatorio de su repentino y desmesurado enriquecimiento. “Uno sabía donde estaba comiendo [por donde] estaba estacionado”, dice Ricardo (seudónimo para proteger su identidad), un exitoso emprendedor en el floreciente negocio de música latina de esta ciudad de Arizona.

Related

El ascenso de Terán desde una cómoda clase media hasta lujo a nivel de Lamborghini significó un brusco giro para todos aquellos que le conocían como productor musical de poca monta, ingeniero y propietario de Digitlog, un estudio de grabaciones local. Pensaban lo mismo de su socio dominicano, Webster “Yenddi” Batista Fernández. Al igual que Terán, Batista pasó de arreglárselas para sobrevivir como artista de bachata local y director de videos musicales a manejar su propio Lamborghini — aunque de un color gris menos llamativo– y usar cadenas con diamantes incrustados hechas por El Russo, el joyero preferido de Bad Bunny.

Sus deslumbrantes estilos de vida, adquiridos de forma tan reciente, dieron lugar, comprensiblemente, a mucho chisme entre quienes trabajan en la música en Phoenix, como Ricardo, que no podían entender por qué Terán y Batista de pronto estaban viviendo tan bien. “Phoenix es uno de los principales puntos para el contrabando de drogas. Así que lo primero que pensé fue que, ‘Oh, quizás están haciendo algo así’, o que podían haberse ganado la lotería y no haberlo dicho a la gente”, recuerda Ricardo. “Para mí, era algo que simplemente no tenía sentido”.

En noviembre de 2021, se reveló la fuente de la recién adquirida riqueza: según el Gobierno, Terán y Batista habían estado operando lo que es ahora se conoce como una de las mayores estafas de regalías musicales de YouTube – si no la mayor – en la historia. Tan grande, que llevó a una investigación del Servicio de Rentas Internas (IRS), así como al encausamiento de ambos ese mes por 30 cargos de conspiración, fraude electrónico, lavado de dinero y robo de identidad con agravantes.

Según documentos presentados ante un tribunal federal de Arizona, en un período de más de cuatro años, Terán y Batista (junto con cierto número de presuntos confabulados) idearon una compañía que llamaron MediaMuv, a fin de apropiarse de $23 millones en regalías editoriales y de grabaciones originales por derechos que no controlaban. Gran parte de estas regalías fue reclamada a través de la popular compañía gestora de derechos AdRev, propiedad de Downtown Music Holdings. Terán, cuyos abogados no respondieron a solicitudes de comentarios, se declaró no culpable y aguarda por un juicio en noviembre. Batista, por su parte, se acogió a una negociación de cargos el 21 de abril, reconociéndose culpable de un cargo de fraude electrónico y uno de conspiración. Como parte del acuerdo, reveló a la corte detalles clave sobre cómo se cometió la estafa de MediaMuv. El abogado de Batista y un representante del IRS declinaron hacer comentarios para este artículo, por hallarse el caso todavía en curso.

Los encausamientos y la negociación de cargos de Batista tomaron a algunos en el sector de la música latina por sorpresa. Un representante del rapero y cantante puertorriqueño Anuel AA ni siquiera sabía que MediaMuv había robado decenas de miles de dólares en regalías de la música del artista hasta que Billboard le informó al equipo de Anuel AA. Aunque AdRev y YouTube no han sido acusados de mal acto alguno, fuentes del sector de la gestión de derechos entrevistados para este artículo se mostraron incrédulos de que un robo de esta magnitud haya ocurrido bajo la autoridad de AdRev.

Al momento de divulgarse este artículo, YouTube no había respondido a varias solicitudes de comentario. Un portavoz de AdRev dijo en una declaración que la empresa “ha cooperado completamente con la investigación de este asunto conducida por el IRS y la Fiscalía Federal Distrital de Arizona, tal como indica el encausamiento. Este asunto está en curso — pendiente de sentencia para Webster Batista Fernández y de juicio para José Medina Terán. Empleados de AdRev podrían ser citados como testigos en el juicio o para la sentencia. Por tal motivo, AdRev no hará comentarios públicos sobre cualquier hecho relacionado con el encausamiento en tanto no concluya el asunto de jurisdicción criminal”.

‘Hervidero de piratería’

El acuerdo de Batista reveló que no había que ser un genio criminal para robarle las regalías a creadores musicales. Según múltiples fuentes del sector, tretas semejantes a las de MediaMuv son bien conocidas entre quienes trabajan en la gestión de derechos digitales. Pero la estratagema de Terán y Batista fue particularmente descarada, tanto por las decenas de millones de dólares que según el IRS robaron a artistas latinos como por la forma en que lo hicieron.

Fuentes indican que por lo general, en YouTube, los estafadores reclaman fracciones pequeñas de canciones que ellos sospechan no han sido reclamadas apropiadamente, y que podrían no ser detectadas. Esto es común en particular en la parte editorial, donde normalmente hay más propietarios de derechos — particularmente en las canciones contemporáneas que tienen muchos autores — de modo que la división y las regalías puede ser más difícil de establecer. Si se sabe que uno o más de los compositores no tiene editora, es más probable que el compositor no sepa si su parte de la composición es reclamada correctamente. MediaMuv, por contraste, a menudo reclamaba 100% de las regalías editoriales y de grabación.

El sistema de gestión de contenido de YouTube (CMS), o “content manager” en inglés, así como su herramienta Content ID, que identifica grabaciones de sonido semejantes, permite a los grandes dueños de derechos — incluyendo los sellos discográficos, editores y redes de multicanales — a monitorear el cobro de regalías y la metadata de sus derechos de autor musicales. “Estas estafas ocurren todo el tiempo en todo sector, o cualquier servicio, y también dentro de las agencias de cobro de derechos musicales en todo el mundo”, dice Jeff Price, fundador de TuneCore, distribuidora global y gestora de derechos de autor; Audiam, una firma de gestión de derechos; y fundador/presidente ejecutivo de Word Collections, compañía global administradora de derechos de autor. “El lado positivo es que cuando ocurren en YouTube, el sistema que crearon permite una mayor transparencia así como la capacidad de identificar y potencialmente arreglar el problema”.

Sin embargo, no todos tienen acceso a esa transparencia. El CMS y las herramientas del Content ID de YouTube están disponibles solo para usuarios selectos aprobados por la plataforma. Ello significa que muchos artistas, compositores y sus equipos — en especial los menos establecidos — no pueden monitorear por su cuenta sus derechos de autor y el cobro de regalías en YouTube.

“Era casi imposible para nosotros saber que nos estaban robando”, dice Edgar Rueda, manager de los artistas latinos Samuray, Celso Piña y Los Chicos de Barrio, que también fueron víctimas de MediaMuv. Rueda no tenía acceso al CMS o el Content ID de YouTube para monitorear por su cuenta las obras controladas de sus artistas. “A Samuray MediaMuv le robó algo así como $65,000, pero ni siquiera sabíamos que había dinero ahí”, dijo. Es una queja muy común entre los managers y artistas que estaban en la mira de MediaMuv. La mayoría asumen que una vez su música se distribuye a plataformas de streaming de audio, su metadata sería automáticamente correcta, y lista para el cobro de regalías de YouTube.

En un esfuerzo por retirar algunos de estos obstáculos, Maria Schneider, una jazzista ganadora de un premio Grammy y defensora de artistas independientes, y una compañía llamada Pirate Monitor presentaron una propuesta de demanda colectiva contra YouTube en julio de 2020, alegando que los creadores comunes de obras amparadas por derechos de autor son “dejados atrás por el sistema de aplicación de derechos de YouTube” y que se ven obligados a vigilar sus propios derechos de autor, aunque “sin proveérseles ninguna capacidad significativa” para hacerlo, porque a menudo no pueden utilizar por su cuenta el Content ID de YouTube. Como resultado, la demanda indica que YouTube se ha convertido en un “hervidero de piratería”. (Pirate Monitor abandonó del caso el año pasado después que YouTube presentó una contrademanda contra la compañía por recurrir a una “conducta engañosa” a fin de ganar acceso a Content ID.)

YouTube presentó una moción para que se desechara esta demanda, pero el 2 de agosto un juez federal rehusó desechar el caso, calificando los diversos argumentos de YouTube de “inútiles” y  “no bien acogidos”.

Muchas compañías de gestión de derechos de autor surgieron al comienzo de YouTube precisamente para suplir las necesidades de los propietarios de derechos que no tienen acceso a las herramientas de YouTube. Estas empresas tienen acceso al CMS y el Content ID y se especializan en los cobros de regalías y vigilan el contenido de artistas, sellos y editoras independientes. A menudo, contratan a terceros para hacer el intenso trabajo de monitoreo de derechos. Aunque como parte de su apoyo YouTube incluye un directorio de servicios de compañías de gestión de derechos, las fuentes indican que muchos dueños de derechos no están al tanto de su existencia o eligen no recurrir a ellas.

“No dan acceso a todos a su CMS por una razón”, argumenta Gabriel (también un seudónimo), que trabaja para una firma diferente de gestión de derechos y representa a varias las víctimas de MediaMuv. “YouTube quiere tener, comprensiblemente, socios de confianza”. En manos equivocadas, dicen las fuentes, la transparencia de las herramientas del CMS y el Content puede ser explotada.

Ry Boelstler, jefe/director de gestión de derechos de The District, dice que YouTube ha tratado de reducir el acceso a su CMS a fin de garantizar que solo actores buenos puedan usarlo. Incluso recuerda que unas pocas firmas de gestión de derechos perdieron su acceso temporalmente por haber tenido demasiadas malas reclamaciones. Y las páginas de la plataforma de apoyo a los creadores advierten que la presentación de información falsa o el mal uso de sus herramientas puede “resultar en la suspensión de su cuenta y tener otras consecuencias legales”.

Pese a la vigilancia que ejerce YouTube sobre su CMS, Batista dijo que MediaMuv tenía acceso directo al CMS de YouTube, además del acceso que tenía a través de AdRev. Y aunque gestores de derechos que siguen las reglas han sido engañados por malos actores que afirmaban ser dueños de derechos, fuentes indican que algunos competidores no corroboran bien la propiedad de derechos de sus clientes antes de reclamar regalías a nombre estos. Dado que los clientes pagan honorarios de 10% a 25% de las regalías que se cobran, los gestores de derechos tienen más incentivos para cobrar tanto dinero como sea posible.

“MediaMuv: Una compañía detestable”

Según su negociación de cargos, Batista explicó que MediaMuv dio inicio a la estafa con la firma de un acuerdo de gestión de CMS con AdRev “a fin de ayudar [a MediaMuv] en administrar la música que [ésta] reclamaba fraudulentamente” en la primavera de 2017. Como parte de este acuerdo, MediaMuv afirmó y garantizó que poseía “derechos válidos y suficientes” sobre su supuesto catálogo, y AdRev empezó a reclamar regalías a nombre de MediaMuv a comienzos de mayo de 2017.

Batista reconoció haber enviado a AdRev y YouTube tres contratos falsificados con varias compañías que “supuestamente” gestionaban a artistas “a fin de engañarles para permitir [a MediaMuv] continuar [su] operación fraudulenta” en julio de 2017. Según su negociación de cargos, estos tres falsos contratos de gestión se presentaron para sustentar que  MediaMuv controlaba un vasto catálogo de música latina tanto de grabaciones originales como de composiciones — 50,000 derechos de autor el cual afirmaban había sido liberados tanto por los astros Daddy Yankee, Julio Iglesias, Anuel AA, Prince Royce y Don Omar, como por talentos regionales más pequeños. Representantes de Yankee, Iglesias, Royce y Omar no respondieron a las solicitudes de comentarios de Billboard. El representante de Anuel AA se limitó a decir que su equipo no había estado al tanto del robo de sus regalías.

El 4 de mayo de 2017, el cofundador de AdRev y su entonces presidente Noah Becker, así como el vicepresidente de operaciones Andrew Korn intentaron que YouTube confirmara automáticamente en su totalidad la reclamación de derechos hecha por MediaMuv porque acreditar individualmente era una tarea “demasiado onerosa” para AdRev. (Korn dijo a los investigadores federales que actuaba bajo instrucciones de Becker.)

Durante el mismo mes que AdRev empezó a reclamar regalías a nombre de MediaMuv, Gabriel, que se ocupaba de gestionar los derechos de cierto número de las víctimas de MediaMuv, dijo que pilló a AdRev y MediaMuv reclamando derechos de autor que eran propiedad de uno de sus clientes. “Todos los días vemos conflictos y mezclas equivocadas de canciones en YouTube”, explica Gabriel. “Normalmente no son algo de mala fe. Son solo malos datos. [Por ejemplo, puede haber] dos canciones distintas tituladas ‘I Love You’ y se las confunde en el sistema”. Así que sin pensarlo mucho se dirigió al equipo de AdRev para pedirle que corrigiera el error.

Las mezclas equivocadas son una razón principal por la cual compañías como la de Gabriel y AdRev se han vuelto una parte importante del ecosistema de YouTube. Los errores de metadata de obras musicales no son específicos de YouTube y pueden darse en cualquier servicio de streaming o plataforma de medios sociales. Pero dada la amplitud de oferta de YouTube, y la complejidad del licenciamiento en un servicio que alberga tanto contenido de video y audio generado por usuarios, YouTube requiere un monitoreo cercano. Contratar a una compañía ducha en detectar y corregir estos errores accidentales puede ser crucial para cobrar regalías.

Gabriel dice que el error inicial que descartó como algo inocente resultó ser la primera de “cientos” de reclamaciones de regalías incorrectas hechas por AdRev y MediaMuv sobre música que sus clientes controlaban. Dice que había visto antes pequeñas estafas, pero nada tan flagrante como la rebatiña de regalías de MediaMuv.

Sus sospechas sobre MediaMuv crecieron después de hacer por su cuenta algunas indagaciones: el sitio web “escueto”, como le llamó; su línea telefónica desconectada; y su página de dos días en Facebook fueron para él causa de alarma. El 24 de mayo de 2017 le escribió a YouTube instando a la plataforma a “investigar [a MediaMuv] e inmediatamente retirarles si, en efecto, estaban haciendo reclamaciones fraudulentas”.

Un representante de YouTube contestó a Gabriel en un email, dándole las gracias y diciéndole que ayudarían en indagar. Gabriel afirma “no tener idea” de si YouTube investigó o no.

Casi a fines de 2017, las reclamaciones de regalías de MediaMuv se dispararon. Ese diciembre, Gabriel halló otra nueva reclamación incorrecta y envió un email a Becker, en AdRev, pidiéndole que corrigiera el error y ofreciera a su cliente un pago retroactivo. Becker agregó al entonces vicepresidente de gestión de derechos de AdRev, Jesse Worstell, a la cadena de emails y caracterizó las reclamaciones de MediaMuv como “errores administrativos” hechos “sin mala intención”.

Al mes siguiente, Gabriel pilló cinco reclamaciones erróneas más, incluyendo una en que MediaMuv reclamaba simultáneamente 15 de las canciones registradas de su cliente. Con cada uno de estos descubrimientos, Enviaba emails a Worstell y Becker, y por lo menos uno de ellos respondía diciendo que estos eran errores de MediaMuv y que AdRev haría pagos retroactivos y corregiría el error. El 19 de mayo de 2018, Becker mandó un email privado a Gabriel diciéndole: “Nada de esto es producto de que MediaMuv esté tratando de apropiarse de ingresos o haciendo algo con mala intención — es más mala comunicación, incomprensión y la metadata inexacta que cualquier otra cosa de parte nuestra”.

Gabriel preguntó en un email a Worstell y Becker, si su compañía [AdRev] pediría alguna vez a MediaMuv que ofreciera pruebas de propiedad sobre su catálogo, escribiendo que “al parecer MediaMuv podría no tener derechos sobre gran parte del contenido que está reclamando”. Worstell contestó que MediaMuv estaba “completamente al tanto” de sus errores editoriales y que no ocurriría algo así en el futuro. Dijo de nuevo que AdRev ofrecería pago retroactivo a Gabriel y que trabajaría con él para corregir lo de las reclamaciones erróneas “a medida que éstas ocurran”. Estos intercambios de emails continuaron en febrero y marzo: Gabriel reportaba reclamaciones de regalías incorrectas y AdRev prometía corregirlas y hacer pagos de vuelta.

Para marzo de 2018, Gabriel, perplejo y frustrado por esta situación, profundizó en quién se hallaba detrás de MediaMuv Y por qué trataban de reclamar regalías que pertenecían a sus clientes. Irónicamente, algunas de las respuestas estaban al alcance, con solo buscar en YouTube. Gabriel dice que pronto halló un video, que desde entonces fue borrado, el cual revelaba que otras personas estaban recibiendo también reclamaciones de derecho falsas de MediaMuv. Él envió el video a Worstell, y Gabriel le destacó que muchos comentarios de usuarios señalaban también a AdRev. “Le pregunté si alguna vez habían considerado deshacerse de MediaMuv como cliente”, recuerda.

Pronto, salieron a flote más videos de YouTube sobre MediaMuv, incluyendo uno, también colgado en 2018, que se titulaba “MediaMuv: Una Empresa Detestable” en que se hacían las mismas afirmaciones. La sección de comentarios del video está repleta de quejas de artistas desesperados, incluyendo comentarios como estos: “Me pasó a mi también, ¿y qué puede hacerse? O “Odio la injusticia, he visto también que roba música”.

Cerca del mismo momento en que Gabriel empezó a reclamar las acciones de MediaMuv, un denunciante anónimo en Twitter que respondía al nombre de @FuckMediaMuv, y una página de Facebook llamada STOP de MediaMuv ‘Musika Inc’ ladrones de contenido, también ponían sus miras en la compañía. La cuenta Twitter, posiblemente del más detallado y terco de los denunciantes, colgó fotos de Batista, Terán y sus presuntos cómplices, junto con información recopilada sobre su operación. La cuenta no obtuvo mucho de audiencia, pero continuó su cruzada contra MediaMuv durante los próximos cuatro años. Debajo de la mayoría de los posts, la cuenta etiquetaba a medios noticiosos locales de Phoenix y Miami (adonde Batista se mudó eventualmente), además del IRS, con la esperanza de captar la atención de alguien. Pero en su mayoría, estos videos se convirtieron en poco más que sitios de reunión donde  las víctimas acudían a hallar consuelo.

Entre tanto, Gabriel siguió escribiendo a AdRev, pidiendo arreglos, pagos de vuelta y una explicación de por qué la compañía continuaba trabajando con MediaMuv. En marzo de 2018, Becker contestó a uno de los emails de Gabriel, escribiendo que “dado el volumen de repertorio [de MediaMuv] en comparación con los problemas, nos sentimos bastante cómodos. Además, solo somos el gestor, y ya se dice tanta basura negativa sobre nosotros que no es cierta, que dejamos que nos resbale. Pero mantenemos un ojo avizor sobre esta cuenta y recientemente nuestro nivel de comodidad no hace más que crecer”.

El Padrino

Aunque no resulta claro qué llevó al IRS a investigar a MediaMuv, la agencia federal empezó a seguirle los pasos a la compañía por lo menos desde agosto de 2019. En el proceso de la pesquisa, descubrió que aunque MediaMuv es el nombre más asociado con los manejos de Terán y Batista, el dúo proveyó a AdRev cuatro nombres de cuentas bancarias adicionales y cinco números de cuenta para transferencias de dinero entre 2017 y 2019. La mayoría de la información fue comunicada a Peter Amloian, vicepresidente de finanzas de AdRev. Según documentos en el caso contra Terán y Batista, los nombres adicionales de cuentas bancarias eran los de Eniel Gaetán Hernández, un alias para una identificación falsa de Nueva Jersey obtenida por Batista; Elegre Records, que tenía dos números de cuenta; y MuveMusic. MediaMuv también cambió una vez su nombre de cuenta al de Loris Cleaning, una selección irónica para un dúo que más tarde sería acusado de siete cargos de lavado de dinero.

Gabriel dice que es común que los clientes de gestores de derechos cambien su información bancaria una o dos veces cada pocos años debido a circunstancias justificadas, pero cree que la frecuencia con que MediaMuv cambiaba de cuentas debió disparar alarmas en AdRev.

Aunque Batista reconoció en su negociación de cargos que había “más de cinco confabulados” a quienes se pagaba “una porción de las regalías [de MediaMuv]” por hallar nuevas canciones que robar, los nombres de los confabulados no se revelan explícitamente en los documentos ante el tribunal. Sin embargo, los documentos del tribunal sí apuntan a los nexos del dúo con una red de gente que parece haberse beneficiado financieramente de los empeños fraudulentos de MediaMuv.

En especial, Omeida Yadira “Yadi” Batista, esposa de Batista, compró una casa valorada en  $590,000 en Phoenix, pagada totalmente en efectivo con dinero originalmente dirigido a una cuenta de banco asociada con MediaMuv, según un documento del tribunal presentado por los fiscales. Omeida también envió múltiples emails desde la dirección web de MediaMuv y aparece en la lista de artículos de organización de Elegre Records. Además, se afirma en los documentos del tribunal que ella emitió los formularios de impuestos 1099-MISC para MediaMuv correspondientes a 2017 y 2018, en su propio nombre, por $3.5 millones y $5.07 millones, respectivamente. (Ella dijo a los investigadores que esto se hizo porque Batista no tenía estatus legal en Estados Unidos). Aunque el IRS presentó una queja de decomiso contra la vivienda de Omeida el 5 de noviembre de 2021, con la esperanza de confiscar la propiedad, ella no ha sido acusada de delito alguno vinculado al caso de MediaMuv. En su negociación de cargos, Batista afirmó que había “transferido algunos valores adquiridos con dinero procedente de [sus] delitos” a Omeida, pero Omeida no “[había pagado] nada” por la casa, como indicaba un documento previo del tribunal. A una petición de comentario, el abogado de Omeida afirmó que, a juzgar por las preguntas de Billboard, él sospechaba que al artículo le faltaban hechos cruciales, pero no contestó cuando se le solicitó más información.

Después que Batista se separó de Omeida, se mudó a Miami y empezó a salir con Nizza Peña Gómez, presidenta ejecutiva de ByNizza, un pequeño negocio de modas. Por ese momento, aproximadamente $3.6 millones fueron dirigidos a una cuenta bancaria bajo el nombre de Xpace World Music desde una cuenta ligada a MediaMuv. Inscrita en la Florida como una empresa de responsabilidad limitada (LLC), Xpace World Music carece de presencia en línea y aparece bajo los nombres de dos individuos, incluyendo a Gladys Gómez Ruiz, coadministradora de ByNizza junto con Peña Gómez. Ambas aparecen también juntas en fotos en los medios sociales. Xpace aparece también listada junto con ByNizza, la empresa de Gómez, como parte de INUSA, una colección más amplia de empresas de responsabilidad limitada (LLC), lo que sugiere un posible nexo entre la pareja romántica de Batista y el dinero de MediaMuv. En noviembre de 2021, el IRS confiscó la cuenta bancaria de Xpace World Music, según una orden judicial para tomar la propiedad. Peña Gómez no contestó a solicitudes de comentario. No se pudo localizar a Gómez Ruiz para que comentara.

El rastro de documentos también conduce a José Juan Segura Padilla, un conocido artista, manager y propietario de un sello discográfico en la música regional mexicana, que proviene de México pero opera desde Phoenix. Segura ha manejado a varios famosos artistas de narcocorridos, de banda y de sierreño durante sus múltiples décadas en la industria musical, entre ellos Los Cuates de Sinaloa — que aparecieron en un episodio de Breaking Bad — y El Tigrillo Palma. Segura también fundó El Padrino Records. Lanzó sus propios discos bajo ese sello, usando el nombre artístico de El JJ El Padrino de la Sierra, en una posible referencia al macizo de montañas de la Sierra Madre Occidental, que atraviesa el oeste de México, bordeando zonas de Jalisco, Sinaloa, el oeste de Chihuahua, Durango y más.

El éxito de Segura ha venido acompañado de una dosis de mala fortuna. Casi le matan en 2011, cuando le dispararon numerosas veces mientras conducía por Sinaloa, y su hijo, Aaron Saucedo, aguarda juicio más adelante este año por supuestamente haber dado muerte a nueve personas en Arizona, incluyendo el novio de su madre, empezando en 2015. Llamado por los lugareños el caso del “tirador callejero en serie”, los fiscales buscan la pena de muerte. Según el portal de noticias AZ Central, las fuerzas policiales no sospechan que el padre esté involucrado en estos crímenes.

En una entrevista con los investigadores, Terán describió a Segura como “un tiburón en el negocio mexicano” y a El Padrino Records como un simple cliente de Elegre Records (el cual hace negocios como MediaMuv) — hasta la fecha, se trata del único cliente confirmado de MediaMuv.

Según una orden judicial dada para tomar el contenido de una cuenta bancaria asociada a MediaMuv, El Padrino Records, propiedad de Segura, dio a los investigadores una lista de diez artistas que presuntamente trabajaban con MediaMuv para probar la validez de su relación. Al inspeccionarla, el IRS descubrió que Segura y El Padrino Records recibieron $367,995 como pago de regalías de YouTube. Según los cálculos del IRS, sin embargo, debieron recibir una fracción de eso: $33,386. Un representante de Segura y El Padrino no respondieron a solicitudes de comentarios.

En una relación tradicional de negocios de este tipo, solo una cuenta bancaria estaría dirigiendo este dinero a su cliente. Pero la investigación descubrió que el dinero dirigido a El Padrino y Segura provenía de varias fuentes, incluyendo cuentas bancarias bajo los nombres de MediaMuv, Elegre Records, Eniel Gaetán Hernández, Loris Cleaning, MuveMusic, VA Music y Xpace World Music — todas las cuales están ligadas a Terán y a la estratagema MediaMuv de Batista.

‘La Peor Película que Haya Visto’

Casi cualquier persona que los documentos del tribunal conectaron con MediaMuv compartían también otro vínculo improbable: una película barata de horror titulada Anomaly, que fue rodada a comienzos de 2016, justo un año antes de que Batista y Terán se hicieran ricos rápidamente con sus actividades de YouTube. Anomaly, una producción basada en Phoenix escrita, dirigida y producida por Batista, con la dirección fotográfica y la producción de Terán, contaba la historia de un viudo que se muda con su nueva esposa y dos hijos a una casa que resulta ser embrujada, y ofrece un vistazo a la perspectiva de negocios de Batista y Terán antes de MediaMuv. Todavía está disponible en para streaming en Tubi.com.

“Juro por mi vida que Anomaly es la peor película que haya visto”, escribió un crítico no profesional en IMDb.com. Otro agregó: “Esta película es tan mala que creé una cuenta en IMDb para prevenir que otros sufran lo que sufrí con ella”. La mayoría de las 32 reseñas hacen eco de ideas similares.

Para los actores del filme, la producción fue bastante aleatoria. Su protagonista principal femenina, Lara Jean Mummert-Sullivan, recuerda haber obtenido el papel solo pocos días antes de que se comenzara a filmar, cuando la protagonista original se marchó a último minuto. Ella dice que el único acomodo que le ofrecieron fue que se quedara a vivir en la casa donde filmaban, que estaba “muy sucia”. También recuerda que no había papel higiénico, el cual Batista insistía que iba a proveerle pero nunca lo hizo, y que había tan poca comida, que tuvo que pagar de su bolsillo por sus propios alimentos. “Si miró atrás y saco cuentas de lo que compré comparado con lo que me pagaron, probablemente salía igual o quizás una ganancia de unos $200 [por el papel principal”, añade.

Aunque los miembros del elenco entrevistados por Billboard describen a Batista como bueno para trabajar, también recuerdan que tuvo problemas en pagar a los actores a tiempo. El compositor de la película, Mark Kueffner, dice que nunca le pagaron por su trabajo. Al ser entrevistado, Kueffner preguntó, conmovido: “Esperen, ¿creen que podrían pagarme ahora?”

En el set, Omeida, la esposa de Batista, trabajó como contadora de producción de la película, y Segura, el fundador de El Padrino Records, también aparece como productor/contador de producción. Sin embargo, los récords indican que la relación de Segura con Batista iba más allá de lo que se veía en los créditos. Segura y Batista aparecen como miembros de Traintum Films. Traintum no está en los créditos de Anomaly, y al parecer, basado en una búsqueda en línea, no tiene hasta la fecha ningún crédito fílmico, pero esta LLC fue inscrita en Phoenix alrededor de dos semanas antes de que se empezara a filmar.

Ropas de Versace, Equipaje de Vuitton

Los relatos sobre los altibajos de Anomaly, y sus bajos costos, presentan un marcado contraste con las fotos de Batista y Terán en las redes sociales, donde se les ve exhibiéndose en ropas de Versace en yates, y arrastrando un juego de equipaje de Louis Vuitton en el lobby del Caesars Palace Las Vegas Hotel and Casino solo un año o dos después. Sin embargo, pese a lo poco que les duró la riqueza, la aparente habilidad de Batista y Terán para robar $23 millones de artistas y compositores en YouTube pone de manifiesto posiblemente los defectos del sistema actual de cobros de regalías digitales.

Pero ahora, con MediaMuv contra las cuerdas, sus víctimas quieren que les devuelvan su dinero. “Va a tomar meses y puede ser que años, pero definitivamente vamos a darle seguimiento a esto”, dice el manager Edgar Rueda. Gabriel es menos optimista. “Me gustaría ver la mayor restitución posible, pero no espero que vayan a devolverlo todo. Estoy seguro de que gastaron gran parte en autos y viajes y otras cosas”. Por lo menos, afirma, espera “que como lección para otros, estos tipos vayan a la cárcel por lo que han hecho”.

A raíz de la negociación de cargos de Batista, Gabriel dice que, a su juicio, AdRev debe devolver “cada centavo que ganó como comisión” de su relación con Terán y Batista. Aunque se desconoce la tasa a la que MediaMuv pagaba a AdRev por sus servicios, un cálculo prudente de 10% de las regalías que cobró pudo haber generado más de $2.3 millones para la compañía. Sin embargo, una nota al pie de página en la orden judicial para confiscar una de las cuentas bancarias asociadas a MediaMuv, con fecha de enero 5, destaca que “está en curso una pesquisa ulterior sobre AdRev”, aunque no se ha presentado hasta ahora ningún cargo, y Becker ya no es el presidente de la empresa. Según su página en LinkedIn, Becker se convirtió en “consejero estratégico” de AdRev un mes después que se presentara el encausamiento contra Terán y Batista.

Aunque un jurado de instrucción federal en Arizona inculpó a Terán y Batista con 30 cargos de fraude electrónico, confabulación, lavado de dinero y robo de identidad con agravantes el 16 de noviembre de 2021, los investigadores descubrieron que AdRev había hecho dos semanas después otro depósito directo de $285,344 a una cuenta bancaria asociada a MediaMuv. Ese mismo día, el 30 de noviembre de 2021, la cuenta bancaria fue vaciada y un cheque de caja por valor de $191,449 fue hecho pagadero a Terán. El cheque se depositó en su recién abierta cuenta de negocios en el National Bank of Arizona. Aun después de que el dúo había sido atrapado, Terán seguía obteniendo dinero de AdRev.

Y en Phoenix, Ricardo, el empresario de música latina, dice tener la esperanza de que “esta historia pueda por fin hacer algún ruido en la industria musical … Son ladrones”, dice, refiriéndose a MediaMuv. “No sudaron y trabajaron y dedicaron horas para ganar las cosas por las cuales los demás  trabajan arduamente … Duele, tanto financiera como emocionalmente”.