×
Skip to main content

Suben precios de suscripción a servicios de música después de una década

Apple Music no fue el primer servicio de música en subir los precios, pero sentó las bases para que sus competidores hicieran lo mismo.

Puede que Apple Music haya abierto las compuertas el lunes al anunciar que va a subir los precios de su servicio de suscripción Apple Music, así como de su servicio de streaming de video a pedido Apple TV+ y su paquete de servicios Apple One (que incluye Apple Music). 

Explorar

Explorar

See latest videos, charts and news

See latest videos, charts and news

Apple no fue la primera compañía de streaming musical en incrementar considerablemente los precios. Deezer comenzó a subirlos en Francia en enero. En mayo, Amazon aumentó los precios para los miembros Prime de Amazon Music Unlimited, de 7,99 dólares a 8,99 dólares (o de 79 dólares a 89 dólares si se paga anualmente), y los del plan de dispositivo único (para los dispositivos Echo y Fire TV de Amazon) de 3,99 dólares a 4,99 dólares mensuales. Y Spotify está tanteando el panorama en 2021 al subir modestamente los precios de algunos planes en mercados selectos: 46 aumentos de precios en total, según los ejecutivos de la compañía. En Estados Unidos, el precio del plan familiar pasó de 14,99 dólares a 15,99 dólares. 

Relacionadas

Pero la decisión de Apple de cobrar más a los suscriptores indica un giro de tendencia y probablemente aliente a sus competidores a seguir su ejemplo. En una llamada sobre ganancias de Spotify el martes, su presidente ejecutivo Daniel Ek dio a entender de manera bastante clara que la compañía seguiría el ejemplo de Apple. Un aumento de precios en Estados Unidos “es algo que nos gustaría hacer”, dijo Ek a los inversionistas, y Spotify podría aumentar los precios en 2023 luego que sostenga conversaciones con sus socios discográficos “a la luz de estos desarrollos recientes”. 

Los precios de los servicios de suscripción de música se han mantenido obstinadamente bajos durante la última década, para disgusto de los titulares de derechos y creadores, que quieren más regalías de las plataformas de streaming. Spotify se lanzó en Estados Unidos en 2011 a 9,99 dólares por mes. Apple Music se lanzó en 2015 con un plan individual estándar de 9,99 dólares y un plan familiar de 14,99 dólares, el primero de su tipo en ofrecer hasta seis suscripciones por cuenta por 14,99 dólares. Spotify, Tidal, Amazon Music y el ahora desaparecido Google Play Music siguieron con ofertas equivalentes en los meses siguientes. Los planes familiares dieron como resultado un ingreso promedio más bajo por usuario, pero ayudaron a reducir la rotación, ha dicho Spotify en repetidas ocasiones, y han aumentado el valor promedio de por vida del suscriptor. Esas ganancias obviaron la necesidad de aumentar los precios y permitieron que Spotify y otros se concentraran, en cambio, en el crecimiento. 

Apple y Amazon sin duda tenían incentivos para subir los precios de las suscripciones de música. Apple Music y Amazon Music Unlimited ofrecen audio de alta fidelidad como característica estándar, aunque los acuerdos de licencia con sellos discográficos para audio premium son más costosos para los servicios de streaming, según fuentes de la industria. A menos que Apple y Amazon aumenten los precios para compensar los márgenes más bajos, deben absorber los costos más altos asociados con ofrecer una mejor calidad de audio. Spotify, por otro lado, aún no ofrece audio de alta fidelidad. Los planes para un producto de este tipo, llamado HiFi, no se han materializado tras anunciarse que el proyecto saldría en 2021. Recientemente, la compañía ha estado realizando sondeos entre los clientes sobre un paquete más caro que incluiría HiFi, así como otros productos. 

Pero ahora Apple ha facilitado a sus competidores aumentar sus precios, sea que ofrezcan audio de alta fidelidad o no. Deezer ya planeaba subir los precios en Estados Unidos y Alemania este mes y en Brasil en diciembre. Aun así, la decisión de sus rivales de incrementar los precios “nos hacen más competitivos”, dijo el director ejecutivo de Deezer, Jeronimo Folgueira, durante la llamada de ganancias del viernes, y “abre la puerta a más aumentos de precios en el futuro”. 

Spotify ciertamente parece estar seguro de poder cobrar más. Hasta ahora, sus aumentos de precios tuvieron resultados “tan buenos como esperábamos”, dijo Ek durante la llamada de ganancias. “Creemos que tenemos un poder de fijación de precios importante y estamos ofreciendo una increíble propuesta de valor al consumidor”. Otras métricas parecen haber convencido a Spotify de que es el momento adecuado para subir los precios: el compromiso continúa aumentando y Spotify tiene “la rotación más baja de cualquier competidor”, según Ek. Dicho de otra manera, Spotify cree que puede subir los precios sin temor a que un número significativo de gente le abandone.