×
Skip to main content

Por qué no hay límites para el crecimiento de las giras latinas en Estados Unidos

Un número cada vez mayor de artistas latinos de todos los géneros están de gira por más ciudades, tocando en recintos más grandes y vendiendo más boletos.

Las entradas para dos shows de Rauw Alejandro en la Miami-Dade Arena se agotaron, al vender más de 30.000 boletos y duplicar con creces sus ventas de 2022 en el mismo lugar, según Billboard Boxscore. Esta proeza pone de relieve el auge del mercado de giras latinas en Estados Unidos, en momentos que un número cada vez mayor de artistas de todos los géneros recorren más ciudades, tocan en lugares más grandes y venden más entradas.

Relacionadas

Explorar

See latest videos, charts and news

See latest videos, charts and news

En comparación con las 25 giras latinas principales de 2019, que recaudaron 251,3 millones de dólares y vendieron 2,8 millones de boletos, las 25 giras latinas principales de 2022 recaudaron 990,8 millones de dólares y vendieron 8 millones de boletos (según el período de informe de Boxscore del 1 de noviembre de 2021 al 31 de octubre de 2022). Bad Bunny, quien recaudó 373,5 millones de dólares durante ese tiempo, obviamente hizo gran parte del trabajo, pero está lejos de ser la única fuerza impulsora de este auge. Seis giras latinas en 2022 superaron la más grande de 2019, e incluso si esas seis giras se eliminaran del recuento de las 25 principales, las cifras de 2022 aún superarían a las de tres años antes.

“No hay límites en lo que a lo latino se refiere”, dice Hans Schafer, vicepresidente sénior de giras latinas para Live Nation. “Hay artistas de alta demanda que pueden obtener entradas de alta demanda. Ves a otros artistas que están entrando y están ofreciendo precios de entradas accesibles, y la gente las está pagando. Lo latino también atrae a más fans no latinos que están acudiendo a sus shows en mayor número comparado con otros géneros”.

Relacionadas

Del mismo modo, los promotores de conciertos que antes solo estaban marginalmente interesados en las giras latinas, si es que lo estaban, ahora las están adoptando. Un ejemplo es Outback Presents, con sede en Nashville, que ingresa al mercado latino por primera vez al asociarse con el mánager de Rauw Alejandro, Eric Duars, y su rama de entretenimiento en vivo, Duars Live, para promover la gira estadounidense de Rauw.

La aceptación de lo latino se extiende a las más altas esferas de la industria de conciertos estadounidense: Coachella, por mucho tiempo un referente de las tendencias más amplias del sector de entretenimiento en vivo, tuvo en Bad Bunny su primer cabeza latina de cartel este año, y su elenco incluye tanto a artistas latinos prominentes como emergentes, desde el debutante DannyLux hasta los veteranos Los Fabulosos Cadillacs.

“Lo latino es más común ahora”, dice el agente de CAA Bruno del Granado, cuya lista de clientes incluye a Luis Fonsi y Gloria Estefan. “Todos quieren estar en lo latino, no solo los promotores de menor escala”.

La música regional mexicana, por ejemplo, fue durante muchos años el dominio de los promotores regionales independientes. Pero ahora está en la mira de empresas como Live Nation, que el año pasado presentó enormes giras de Los Bukis y actualmente produce tours de Pepe Aguilar y Alejandro Fernández. “Esa música está llegando a otras comunidades de una manera que nunca antes habíamos visto”, dice Schafer.

Los promotores independientes también lo ven así. Pedro Zamora, fundador de Zamora Entertainment, con sede en Michigan, normalmente presenta entre 500 y 600 espectáculos cada año, incluidas fechas en clubes y casinos. Este año, probablemente habrá entre 700 y 800 espectáculos, incluidas giras por estadios de Los Tigres Del Norte y Los Temerarios, artistas que hace una década actuaban en festivales y rodeos. “La población ha crecido y esos fans son mayores. Son más prósperos y quieren ir a teatros o arenas”, dice Zamora.

Los fans más jóvenes también acuden en masa a los estadios a ver nuevos artistas como Rauw. En 2021, el astro puertorriqueño tocaba en clubes en mercados secundarios como las Carolinas y Connecticut, una decisión estratégica que tomó para desarrollar habilidades en el escenario y abrir mercados. A fines de 2021, estaba presentándose en arenas. Ahora está en medio de una gira de más de 80 fechas (incluida un tramo por 34 ciudades de Estados Unidos) en la cual el lugar más pequeño es un teatro de 8.000 butacas en Brasil.

“Esto es como un campamento de verano para todos”, dice Duars sobre el proceso de aprendizaje. “Queremos que esto resulte asombroso”.

Esta historia aparecerá en la edición impresa de Billboard del 1 de abril de 2023, en inglés.