×
Skip to main content

Live in the Vineyard tiene su primera edición latina

Kany García, Monsieur Periné, Luis Figueroa, Debi Nova y más actuaron en Napa Valley.

Un tipo de ritmo diferente se hizo escuchar en la 15a edición anual de Live in the Vineyard en Napa Valley: salsa, percusión latina y baladas acústicas en español, interpretadas por artistas como la cantautora Kany García, el salsero  Luis Figueroa, los alt/popsters Monsiuer Periné, el trío pop Reik, la mariachi Lupita Infante, la cantautora costarricense Debi Nova y el pianista Arthur Hanlon. Casi 20 artistas participaron en la primera edición latina de Live in the Vineyard, programada en respuesta al aumento de la popularidad y visibilidad de la música latina. 

Relacionadas

Explorar

Explorar

See latest videos, charts and news

See latest videos, charts and news

El evento, que permite a artistas emergentes y establecidos presentar nueva música frente a los principales creadores de tendencias en sincronización y licencias, DSP, radio y prensa, ha contado a lo largo de los años con la presencia unos 500 artistas en presentaciones privadas en los viñedos de Napa Valley. La larga lista incluye a Carrie Underwood, Jason Derulo, Alanis Morissette, Adam Lambert y Fergie, y la recompensa por estas actuaciones ha sido lo suficientemente sustancial como para que en 2017 Bobbii Jacobs, fundadora y presidenta de FF Entertainment, que organiza Live in the Vineyard en asociación con la agencia de experiencia y entretenimiento Forefront, lanzara también un evento exclusivo para la música country. A lo largo de todo esto, los artistas latinos habían sido pocos y esporádicos. Pero este año, los organizadores lanzaron una edición solo para latinos e invitaron a más de 25 supervisores musicales y ejecutivos que buscan específicamente ubicar la música latina. 

“He tenido artistas latinos de vez en cuando, pero nunca lancé oficialmente un evento totalmente latino”, dice Jacobs . “Pero siempre he seguido mi corazón y me he tomado el tiempo para prestar atención a la cultura pop. El instinto me inclinaba hacia lo latino”. 

Hace poco más de dos años, Jacobs decidió hacer algo al respecto. Admitió que sabía muy poco sobre el campo de la música latina, pero recurrió a LinkedIn y se puso en contacto con Darlene Rodríguez, directora senior de licencias y comercialización de música de Sony Music Entertainment Latin. 

“Le envié un mensaje a Darlene y le dije: ‘Hola, soy quien soy, soy legítima y me encantaría hablar contigo. Y ella repondió a mi correo electrónico”. 

En Miami, Rodríguez estaba intrigada. Le devolvió la llamada a Jacbos y descubrió que había contratado a muchos artistas de Sony antes, pero no de los sellos latinos. 

“Me pareció que esto sería perfecto, porque en mi mundo lo más importante es exponer a nuestros artistas latinos aquí en Estados Unidos”, dice Rodríguez. “Aunque nuestros artistas son grandes [fuera de] Estados Unidos, es importante que establezcan una presencia aquí en Estados Unidos con estos supervisores musicales. Lo que realmente me convenció fue que Bobbii dijo: ‘Tienes que venir y experimentarlo’”. 

El año pasado, Rodríguez asistió al evento de música country de Jacobs y vio de primera mano el poder de tener a artistas actuando para una audiencia atenta y altamente curada cuyo único propósito es descubrir música. Se puso a trabajar, analizando la lista de Sony para dar con los artistas adecuados tanto de Estados Unidos como de otros países, y también se puso en contacto con colegas de Sony Music Publishing U.S. Latin y Latinoamérica. 

Juntos, decidieron que en lugar de concentrarse en la radio y los DSP, donde estaban bien cubiertos, necesitaban ayuda para conectarse con los supervisores musicales y las agencias de sincronización y licencias. Si bien la presencia de la música en español ha crecido constantemente en las listas de Billboard, Spotify y YouTube, hay una falta de música en español en los servicios de streaming y la televisión convencional, además de una carencia de comprensión de los diferentes géneros dentro de la música latina.

“Nuestro objetivo es dar a conocer a nuestros artistas y verlos colocados”, dice Rodríguez. “Esto incluye películas, anuncios, juegos, Zumba. En realidad, es solo para asegurarnos de colocar la música de nuestros artistas en todas estas diferentes categorías en Estados Unidos. Hay mucha competencia y debe haber un poco más de conocimiento sobre los géneros latinos, por lo que piensan en nosotros para todo tipo de oportunidades, no solo para la escena mexicana en un restaurante”. 

Al mismo tiempo, convencer a los artistas y representantes de que participaran en Live in the Vineyard no fue algo que se dio automáticamente. Aunque el evento invita a supervisores y ejecutivos a Napa y se asocia con chefs y bodegas locales para organizar almuerzos, cenas y conciertos, los artistas deben pagar una cuota para participar. Pero Rodríguez — junto con Caroline Abs, vicepresidenta senior de desarrollo de mercado estratégico para Estados Unidos de Sony Latin, y Amy Roland, vicepresidenta de sincronización y nuevos negocios de Sony Music Publishing U.S. Latin y Latinoamérica — le pareció que la inversión estaba justificada. 

“Queremos supervisores de mercado general que usen música latina”, dice Roland, quien también invitó a artistas que están firmados con la editora Sony pero lanzan música de forma independiente, como Alih J. “Mis contactos directos están más en el mundo latino, y este evento me da tiempo cara a cara con personas con las que trabajo principalmente de forma remota. Estoy entusiasmada”.  

Al final, unos 25 supervisores musicales y ejecutivos que habían expresado interés en incluir música latina en sus proyectos asistieron a dos eventos exclusivos para artistas latinos y tres eventos que incluyeron artistas latinos y pop. Y aunque Live in the Vineyard no puede obligar a los supervisores musicales a colocar nada, “nuestro historial es muy exitoso”, dice Jacobs. “Te colocamos ante gente influyente con Napa de trasfondo, y lo esencial es lanzar música, sin importar cuán grande o pequeño sea el artista”. 

“La gente está aquí, en realidad, para descubrir nueva música”, agrega Roland. “Y si se les ofrece música auténtica, mi esperanza es que la consuman más”.