×
Skip to main content

Lo más destacado del Festival Bésame Mucho

Los Enanitos Verdes cantan por primera vez sin Marciano, nostalgia de los 2000 y más.

Diez. Ese es el total de meses que los fans esperaron por el muy anticipado Festival Bésame Mucho, que se llevó a cabo el sábado (3 de diciembre) en el Dodger Stadium de Los Ángeles. El evento de un día producido por Live Nation —cuyos boletos se agotaron en solo 12 minutos cuando se anunció el programa inspirado en la década de 2000— mostró, como se había prometido, lo mejor de la música latina en los géneros de pop, rock, banda, norteño, cumbia y merengue. 

Relacionadas

Explorar

Explorar

See latest videos, charts and news

See latest videos, charts and news

El evento multigeneracional tanto en artistas como asistentes abrió sus puertas a las 10 a.m. (hora local) y comenzó con la primera banda, Los Cadetes de Linares, a las 11:25 a.m. Con cuatro escenarios esparcidos por el estacionamiento del estadio —Rockero, Las clásicas, ¿Te gusta el pop?, y Beso— los fans literalmente tuvieron que correr de un extremo al otro para ver cualquier artista que estuviera en su lista obligatoria. 

Algunos incluso pudieron ver solo los primeros 15 minutos de un artista para poder llegar a la presentación de otro que estaba del lado opuesto del recinto. Los artistas que se presentaron más temprano, entre ellos Kinky, Raymix, Panteón Rococó, Caló y Los Freddy’s, duraron solo entre 35 y 40 minutos. Los que encabezaban la cartelera, entre ellos Juanes, Los Tigres del Norte, Paulina Rubio, Alejandra Guzmán, Bronco, Caifanes, Oro Sólido y Elvis Crespo, dieron shows algo más extensos, con presentaciones que duraron entre 50 minutos y una hora. 

Aquí siete de los mejores momentos del Festival Bésame Mucho. 

Bueno y breve 

Los artistas reconocieron en el escenario lo breves que fueron sus presentaciones; algunos aceptaron la rapidez del proceso, mientras que otros desearon haber tenido más tiempo. “Cortito pero seguro”, dijo el líder de Kinky, Gil, a una multitud sudorosa que llegó temprano para el espectáculo del grupo al mediodía en el escenario Rockero. Entre tanto, la cantante de La Oreja de Van Gogh, Leire Martínez, no parecía querer dejar bajar de la tarima cuando se le acabó el tiempo. “Qué vergüenza que estos festivales sean así: todo tiene que ser rápido y apresurado”. 

Las transiciones  

Con cuatro escenarios ofreciendo presentaciones consecutivas, al principio no estuvo claro cómo funcionarían las transiciones o cuán eficiente sería la producción al momento de cambiar la escenografía. A fin de ayudar a acelerar el proceso, se crearon escenarios giratorios. Cuando una banda o artista terminaba su presentación, el siguiente ya se estaba instalando detrás del escenario. Cuando estaba listo para actuar, la escenografía giraba y colocaba al nuevo artista frente a la multitud. “Vamos, vamos”, se escuchó decir a artistas como Julieta Venegas, apresurando al equipo de producción para que diera vuelta al escenario. 

Escoge a tu luchador 

Según el atuendo que alguien llevara puesto, podía adivinarse a qué escenario se dirigía. El atuendo típico del escenario Las Clásicas, donde se presentaron la mayoría de los artistas del regional mexicano, incluía sombrero de vaquero y botas de punta afilada. Si estabas allí principalmente para los artistas pop, vestías moda de la década de 2000 con un toque de color, como overoles, boinas, un polo con el cuello levantado para los hombres y blazers llamativos. De los cuatro escenarios, esos dos fueron los más representados en términos de moda. 

Los Enanitos sin Marciano 

Sin duda, el momento más emotivo del festival fue cuando Los Enanitos Verdes subieron al escenario Rockero. Tratándose de la primera presentación en vivo de la banda argentina desde la muerte de su líder, Marciano Cantero, le dedicaron su actuación al cantante que “nos dejó demasiado pronto”, como dijo Felipe Staiti de Los Enanitos, quien asumió el papel de vocalista en canciones como “La muralla verde”. “Estamos aquí, heridos, pero vivos”, dijo. 

Para la segunda mitad del set, Staiti dio la bienvenida a invitados especiales sorpresa que se unieron a ellos en el escenario para ayudarles a cantar el resto de las canciones. El primer invitado fue el cantante principal de Hombres G, David Summers, quien interpretó “Mi primer día sin ti” y “Lamento boliviano”. Al final de su actuación, lanzó un beso al cielo y dijo “Marciano, te amo”. 

Luego, Ruben Albarrán de Café Tacvba se unió a la banda para cantar “Por el resto”. Tras su actuación, Albarrán dijo: “Estamos honrando a Marciano. Enviándole toda la alegría de este festival a donde sea que esté ahora”. El último invitado fue Noel Schajris de Sin Bandera, para cantar “Luz de día”. 

Staiti terminó el set con un mensaje especial y una canción especial. “Tenía 16 años cuando empezamos esta banda. Quiero dedicar esta actuación a Marciano y al tiempo que pasamos juntos. Todos ustedes, los fans, son la razón por la que seguimos grabando canciones. Quiero honrar la memoria de Marciano con esta canción”. Y pasó a cantar “Mariposas”. 

Batalla de las bandas 

Los escenarios Rockero y Las Clásicas eran los que estaban más cerca el uno del otro. Mientras que el ¿Te gusta el pop? y Beso estaban en los alrededores. Entonces, a veces podía oírse la música de otro artista mezclarse con el set de otro. La mayoría de las veces, los fans y los artistas parecían estar bien con eso. Por ejemplo, justo antes de que Los Enanitos Verdes subieran al escenario, los fans esperaron pacientemente mientras cantaban el himno “Tragos amargos” de Ramón Ayala. En otras ocasiones, resultó un poco extraño. Tal fue el caso cuando Sin Bandera estaba a punto de terminar su set, y Oro Sólido inició el suyo con un merengue a todo volumen en el estadio. “La pachanga empezó al lado nuestro. ¿Pueden bajar el volumen?”, preguntó Noel Schajris bromeando. 

Dificultades técnicas 

Se puede decir que hubo dificultades técnicas con el sonido en cada uno de los los escenarios. Todos los artistas parecen haber lidiado con algún tipo de problema y, en ocasiones, se quejaron con la producción desde el escenario frente a sus fans. Desde micrófonos que no funcionaban en medio de una canción hasta sonidos distorsionado, no todo fue perfecto en el festival. Pero, para ser justos, era su primer año y los organizadores fueron ambiciosos. Pudo haber sido peor. 

Los grandes del regional mexicano 

La música mexicana atraviesa un renacimiento con una nueva generación de adolescentes, en su mayoría mexicanos-estadounidenses, que lideran la nueva era sin tener que apegarse a los instrumentos y atuendos tradicionales, y al sonido central del género que han heredado. Pero en Bésame Mucho, los fans del norteño y la banda acudieron a ver a los artistas que les hicieron enamorarse del género por primera vez. Desde Banda Machos hasta Ramón Ayala, Banda El Recodo y Los Tigres del Norte, todos los artistas vistieron sus trajes tradicionales de vaquero y tocaron los himnos regionales mexicanos estremecedores que abrieron las puertas a una nueva ola de artistas de la Generación Z que llevan el género a otro nivel.