×
Skip to main content

Cómo Taylor Swift, Beyoncé y Bad Bunny encontraron aún más éxito en 2022

Y los artistas que podrían dominar el panorama musical en 2023

Cuando se anunciaron las nominaciones a los premios Grammy 2023 a mediados de noviembre, las cuatro categorías principales incluyeron a un buen número de nombres conocidos: Beyoncé, Adele, Harry Styles, Taylor Swift, Kendrick Lamar, Bad Bunny, Doja Cat, Lizzo. Ninguno causó sorpresa. La nominación de estrellas fue un reflejo de un año estelar en el campo de la música popular. Tras un período en que la mayoría de los grandes talentos del pop pospusieron cualquier nuevo proyecto debido a la pandemia, en 2022 muchos artistas de primera línea cumplieron la promesa de volver y sumaron nuevos éxitos a sus ya impresionantes carreras. 

Relacionadas

Explorar

See latest videos, charts and news

See latest videos, charts and news

“Casi todas las superestrellas mundiales lanzaron música en un período de 12 a 18 meses”, dice Joe Hadley, director global de sociedades con artistas y audiencia de Spotify. Parte de esa abundancia de grandes nombres se puede atribuir seguramente a una coincidencia: artistas como Adele, Beyoncé y Lamar habían estado inactivos como artistas discográficos durante más de cinco años hasta que finalmente todos tuvieron álbumes listos en un período de ocho meses, por ejemplo. Sin embargo, sus respectivos regresos se combinaron con los de artistas prolíficos como Swift, Drake, Doja Cat y Jack Harlow, que lanzaron material nuevo este año después de un activo 2021; nombres rentables como Styles, Bad Bunny, BTS, Lady Gaga y The Weeknd, que encabezaron un calendario repleto de giras; y creadores de éxitos confiables como Lizzo, Post Malone, Sam Smith y Nicki Minaj, que amasaron más Top 10 en el Billboard Hot 100, haciendo del 2022 una pasarela constante de estrellas.

“Cada vez que las superestrellas sacan música es bueno para los fans, para la radio, para el streaming”, dice Mark Medina, director de programas de WHTZ (Z100) en Nueva York. (De hecho, los ingresos por música grabada en Estados Unidos crecieron un 9% en la primera mitad de 2022 en comparación con el mismo período de 2021, según la RIAA). La mayoría de los proyectos fue saliendo en intervalos durante el año calendario, desde 30 de Adele en noviembre de 2021 y Harry’s House de Styles, en mayo, hasta Midnights de Swift en octubre, lo que dio a cada artista amplia oportunidad de dominar la atención del oyente y el coloquio cultural. Aun cuando sus éxitos compitieran en las listas de Billboard, los playlists y la radio, según Medina, “mientras más [artistas], mejor. Nunca se puede tener demasiada buena música de megaestrellas, y siempre habrá manera de que funcione”. 

Parte de la razón por la cual hubo tantos éxitos pop este año es simple: los grandes artistas lanzaron música que estuvo a su altura. Adele no es ajena a la cumbre de la Hot 100, pero al pasar 10 semanas no consecutivas en el No. 1, “Easy on Me” igualó su reinado más largo en los charts. Más tarde, Beyoncé obtuvo su primer No. 1 en 14 años como solista en el Hot 100 con “Break My Soul” tras lanzar Renaissance en julio. Y después de que sencillos de música folk como “Cardigan” y “Willow” llegaran a la cima del Hot 100 en 2020, Swift regresó con la muy contagiosa “Anti-Hero”, que en sus primeras seis semanas ocupó el No. 1 y tiene, según Medina, un “gran, gran atractivo para las masas” en la radio pop. 

Por su parte, Styles y Bad Bunny lograron los mejores años de sus respectivas carreras gracias a álbumes que se han puesto a la cabeza de las listas de éxitos, múltiples hits en el Top 10 y giras con superventas. Styles, cuyo álbum de 2019 Fine Line desató su potencial en la radio pop, y cuya canción “As It Was” permaneció 15 semanas en el No. 1 — el más largo liderazgo de un solista en la historia del Hot 100 — demostró cuán imparable se ha vuelto como solista el exintegrante de One Direction. “Con Harry, todo se juntó: tuvo un crecimiento profesional de un álbum a otro, un gran disco pop, [buenas cifras en] streaming e investigación, fama”, dice Medina. “Todo junto”. 

Y así como la producción de estudio de Styles impulsó residencias de 15 noches en recintos como el Madison Square Garden de Nueva York y el Kia Forum de Inglewood, California, el grandioso álbum Un verano sin ti de Bad Bunny, que se aferró 12 semanas no consecutivas al primer lugar de la lista Billboard 200 este año (más que cualquier proyecto), ayudó al astro puertorriqueño a pasar de tocar en coliseos a llenar estadios. Terminó 2022 como el artista con la gira más lucrativa del año, aplastando su propio récord como gira latina con mayor recaudación en la historia del Billboard Boxscore, al facturar su World’s Hottest Tour 373,5 millones de dólares con 1,8 millones de boletos vendidos en 65 shows. “Bad Bunny subió absolutamente de nivel en cuanto a giras de una forma bastante singular”, dice Jesse Lawrence, fundador y presidente de TicketIQ. 

Sin embargo, el fin de 2022 no significa necesariamente que las más grandes superestrellas del pop vayan a dormirse sobre los laureles. Con Swift, Bruce Springsteen, P!nk y Ed Sheeran preparándose para realizar giras por estadios el próximo año, Lawrence cree que 2023 será más significativo para las giras de alto nivel de lo que ha sido 2022. “El año pasado, por esta época, todavía había incertidumbre sobre si la pandemia se prolongaría hasta 2022, y había demasiado riesgo para algunos de los grandes tours, lo que veremos en 2023”, dice Lawrence. Además, hay una superestrella cuyos pasos Medina “está más interesado en seguir, como fan y programador”, de cara a un posible gran 2023: Rihanna, que en febrero encabezará el show del medio tiempo del Super Bowl y, con suerte, podría superar con música nueva al sencillo No. 2 “Lift Me Up”, de la película Black Panther: Wakanda Forever.  

Incluso si los grandes no ofrecen una abundancia de lanzamientos musicales en 2023, Hadley cree que algunas de las estrellas en ciernes que se abrieron paso en 2022, incluidos los recién nominados al Grammy Steve Lacy y Zach Bryan, están listas para sumarse a esa elevada categoría. “[Siempre] pienso en los lanzamientos de superestrellas”, dice, “pero también creo que es un momento de veras emocionante para la próxima generación de superestrellas”. 

Este artículo se publicó originalmente en la edición del 10 de diciembre de 2022 de Billboard.