×
Skip to main content

Cómo Rosalía pasó de cantar en clubes a estadios durante la pandemia

La superestrella española ha ganado 28,1 millones de dólares en su gira por tres continentes... hasta ahora.

En el tiempo que pasó entre las giras de 2019 y principios de 2020 y las de fines de 2021 y 2022, se acuñaron nuevas estrellas de estadio, listas para tocar en los escenarios más grandes pese a no tener mucha experiencia en el ruedo. Bad BunnyBillie Eilish y Dua Lipa transfirieron el impulso de sus éxitos en los charts a sus presentaciones en estadios llenos de vida, ahora recintos taquilleros confiables gracias al fantasma del éxito durante la pandemia. 

Relacionadas

Explorar

Explorar

See latest videos, charts and news

See latest videos, charts and news

Rosalía también se está transformando de una artista prometedora a nivel de club a una potencia mundial de gira. El tour Motomami de la cantautora española, que lleva el nombre de su álbum lanzado en marzo de este año, ganó 28,1 millones de dólares y vendió 343.000 entradas en tres continentes, según cifras reportadas a Billboard Boxscore. Con más fechas por venir, aterriza de No. 7 en la lista Top Latin Tours de fin de año. 

Antes de que Rosalía se convirtiera en una superestrella capaz de llenar estadios, encabezaba espectáculos dispersos en clubes de Norteamérica. Sus espectáculos de abril de 2019 en el Webster Hall de Nueva York, el Regency Center Grand Ballroom de San Francisco y The Mayan de Los Angeles vendieron menos de 1.500 entradas a medida que construía su base mediante presentaciones en festivales en todo el mundo. Terminó ese año dando conciertos en teatros de Londres y París, y algunos en arenas en Barcelona y Madrid. 

Una serie de sencillos únicos, presentaciones en entregas de premios y, en última instancia, el lanzamiento de Motomami en 2022 contribuyeron a llenar el vacío entre las giras. Desde entonces, la artista y su equipo elevaron su negocio de las actuaciones en vivo. 

Los conciertos de Rosalía en 2019 en Barcelona y Madrid se transformaron en una gira de 12 fechas por España. Dichos espectáculos recaudaron 13,4 millones de dólares y vendieron 154.000 entradas. 

Las presentaciones en las ediciones de Lollapalooza 2019 en Argentina y Chile resultaron en 11 espectáculos del Motomami World Tour, sumando 7,5 millones de dólares y 114.000 boletos. 

Y sus shows en clubes de Norteamérica se dispararon a 13 en grandes teatros, valiéndole 7,3 millones de dólares de 75.000 boletos. 

El Motomami World Tour ha presentado 36 conciertos hasta el momento, volviéndose ya una gira más completa que el El Mal Querer Tour de 2019. Y dada la mayor capacidad y costo de entrada, el impulso de Rosalía es el de una artista completamente diferente a la de su gira anterior a la pandemia. Sus shows en 2019 en América del Norte promediaban 52.000 dólares y 1.369 boletos; pero su visita más reciente a Estados Unidos acumuló 558.445 dólares y vendió 5.781 boletos, más de 10 veces que en su última gira. 

Al Motomami World Tour le quedan nueve fechas en Eeuropa antes que finalice el año. Incluso sin que se hayan informado aún los totales de recaudaciones en bruto o la asistencia, los lugares y las rutas ya son grandes en comparación con el par de espectáculos en los grandes mercados europeos de 2019. 

Rosalía se une así al mencionado club de artistas que incluye a Bad Bunny, Eilish, Lipa y otros, que han dado un salto para llenar estadios entre giras separadas por la pandemia. Pero a diferencia de los álbumes y canciones de estos artistas que alcanzaron el Top 10 en las listas Billboard 200 y Billboard Hot 100, respectivamente, el éxito de Rosalía en ambos campos sigue siendo relativamente limitado. Pasó una semana en el Top 40 de Billboard 200 y aún tiene que llegar a ese nivel en el Hot 100. 

Por otra parte, Rosalía recibió amplios elogios de la crítica por Motomami (al igual que con sus álbumes anteriores), participó activamente en TikTok y se hizo un nombre como uno de los artistas nuevos más emocionantes de ver en vivo de la última década. A medida que el monogénero continúa fracturándose, tiene sentido que esta artista, un híbrido pop-latino-electro español, tenga una de las giras más vitales del año.