×
Skip to main content

Iñárritu realiza un viaje onírico y musical en ‘Bardo’, su más reciente película

La supervisora musical Lynn Fainchtein habla de la banda sonora.

En mancuerna con Lynn Fainchtein, Alejandro G. Iñárritu muestra su relación con la música como creadora de atmósferas: antes de dedicarse al cine y a la publicidad, el cineasta mexicano ganador del Oscar ya contaba historias desde una cabina de radio en la Ciudad de México, en la década de 1990.

Explorar

See latest videos, charts and news

See latest videos, charts and news

Pero pocos saben que Iñárritu está acreditado como músico en sus películas. “Él viene con ideas musicales en la cabeza para sus filmes, se la pone a los músicos y de ahí se desarrollan”, cuenta Fainchtein, supervisora musical y colaboradora de Iñárritu desde Amores Perros (2000) hasta Bardo: Falsa crónica de unas cuantas verdades (2022), en una entrevista con Billboard Español.

Relacionadas

La más reciente obra del realizador — sobre un periodista convertido en documentalista que emprende un viaje introspectivo para reconciliarse con el pasado, el presente y su identidad mexicana — está actualmente en cartelera y llegará a Netflix el próximo 16 de diciembre.

“Alejandro siempre parte de trabajar la música cuando está casi terminando el guion. Para él la música es tan importante como es la producción, el arte, el vestuario, el maquillaje. Es un director que la música la trabaja mucho tiempo antes y que la toma como una parte muy importante en sus proyectos”, explica Fainchtein.

Bardo: Falsa crónica de unas cuantas verdades — que tuvo su estreno mundial en el Festival Internacional de Cine de Venecia en septiembre antes de llegar a las salas de cine comerciales en semanas recientes — comienza con el vuelo de un hombre que respira mientras asciende sobre el desierto casi infinito. A partir de ahí, un abanico de sonidos y canciones invaden los oídos del espectador como un personaje con vida propia en el filme. Canciones como “I Am the Walrus” de los Beatles (que suena en el trailer de la película), “Boulevard of Broken Dreams” de Juan García Esquivel y “Mi niña”, del fallecido astro mexicano José José, forman parte la banda sonora.

Daniel Giménez-Cacho, Alejandro G. Iñárritu, Bardo: False Chronicle of a Handful of Truths
El actor Daniel Giménez Cacho en una escena de la película de Alejandro G. Iñárritu Bardo: Falsa crónica de unas cuantas verdades. Courtesy of Netflix

Aunque Iñárritu es un apasionado del rock, y se ha dicho que Bardo tiene una gran carga autobiográfica, una de las escenas más simbólicas transcurre en el emblemático salón de baile California Dancing Club de la Ciudad de México, donde el protagonista Silverio Gama (interpretado por Daniel Giménez Cacho), un renombrado periodista y documentalista mexicano que vive en Los Ángeles, regresa a su país para ser homenajeado y sostiene una charla con su padre mientras al fondo se escucha música de salsa.

“¡Soy una salsera de hueso colorado! A mí la cumbia y la salsa me encantan, entonces fue un placer poner esas canciones de Willie Colón y de Héctor Lavoe”, cuenta Fainchtein. “Trabajar en escoger la banda que toca en el California Dancing Club, hacer todo el montaje ahí fue muy bonito, y luego trabajamos ciertas cosas. Por ejemplo, escogimos desde antes la canción de Juan García Esquivel”.

En la pista de ese mismo salón de baile se escucha a cappella “Let’s Dance” de David Bowie, un recurso que junto con la ya mencionada “Mi niña” e “In The Cage” de Genesis es utilizado en el filme en tres ocasiones, a modo de representación del interior del personaje, según ha narrado el cineasta en varias entrevistas.

“Una cosa muy bonita, y que fue un trabajo que hicimos Alejandro y yo, son las [a] cappellas. Eso me tomó un ratito conseguirlas, no fue una tarea  fácil, pero se logró. ¡La verdad es que cuando vi el a cappella de David Bowie lloré a mares!”, recuerda la supervisora musical con emoción.

También destaca el trabajo en conjunto con Bryce Dessner, compositor, músico y guitarrista de la banda estadounidense The National, con quien Iñárritu trabajó en The Revenant (2016).

“Ayudamos en la producción del score con Bryce. Él grabó muchas cosas en México con dos músicos con los que trabajo mucho que son Camilo Froideval y Dan Zlotnik. Ellos le ayudaron en la producción de ciertos elementos e instrumentos mexicanos. También contribuyeron con Alejandro a crear ciertos sonidos que él traía en la cabeza”, narra la también productora de la serie Hecho en México (2017).

Fainchtein adelantó que, junto con el estreno de Bardo: Falsa crónica de unas cuantas verdades en la plataforma Netflix, llegará un soundtrack del filme que conjuntará algunas de las piezas de autoría de Bryce Dessner y algunas piezas más que Iñárritu elija.

“Alejandro es muy detallista; cuando él quiere algo no desiste hasta tenerlo. Eso es algo que yo le admiro mucho. Si él quiere tener la canción de Genesis en el soundtrack, lo vamos a lograr”, concluye Fainchtein. “Sé que es importante para él y yo trato siempre de cumplirle sus caprichos”.